Yo soy fan de mi cartera

En estos terribles tiempos en los que un boleto para ir a ver a Madonna te puede costar $4,000 pesotes, yo me pregunto… ¿Quién los paga?
Es que de verdad, con 4 mil pesos te puedes comprar taaaaantas cosas… como un ipod de 80gb para escuchar toooda la discografía (que como fan, se supone que la tienes).
Incluso puedes comprarte todos esos obscuros dvd’s de presentaciones en Japón o cosas así raras que hacen los fans-muy-fans.

A parte está el hecho de que si el concierto de tu artista favorito no es en tu ciudad, tienes que agregarle los gastos del viajecito.

O será que yo valoro más las cosas materiales (lo que se queda contigo) que una experiencia de unos cuantos minutos escuchando canciones a la distancia, con la felicidad de saber que es “en vivo” (y a veces ni eso, porque luego salen los que tienen la desvergüenza de hacer playback). Tal vez si los conciertos no fueran tan “masivos”, tendrias la oportunidad de realmente estar cerca de tus ídolos, como ocurre con los grupos pequeños o que van empezando. En el momento en el que estoy a más de 20 filas de distancia se esfuma la ilusión de “estar ahi” y se convierte en un “dvd en vivo” o peor.

Tal vez en este caso (Madonna) lo vale para un fan porque no es común que venga a México una personalidad de esta categoría (y trayectoria) y quien sabe… ya está tan viejita que podría ser de sus últimas giras… jejejeje.

Más Entradas

« | »

2 Respuestas a “Yo soy fan de mi cartera”

  1. Julia Román says:

    ¡¿Que?! Yo si estaba dispuestísima a pagar, ya me andaba yo endeudando gustosa hasta la navidades del año que entra, y todo por ir, bien valía un ipod y más ¡como no!,no importa que hubiera sido la última persona de la última fila, porque y como dices, que tal si de veras es la ultima.. no vaya a ser.. Si, estoy ardida porque no alcance boletos para el concierto ¿y que?, ¿y que? ¿y que?!!

  2. MOiSTER says:

    “dvd en vivo” o peor, yo creo que peor, el DVD en vivo se oye chido en tu sonido stereo de tu casa, cuando estas hasta atras en un concierto solo oyes distorsión.