¿Y la inspiración? ¿Dónde está cuando se le necesita?

Tienes un trabajo urgente que entregar, las tarjetas navideñas tenían que entregarse anteayer, y ese proyecto de equipo de la escuela ni siquiera lo han empezado porque todo el mundo esta bloqueado.
No te preocupes, que aquí te van unos cuantos tips para destapar la olla de presión un poquillo, desbloquearte y comenzar a trabajar.

Siempre en busca de la inspiración.
Empezar es la clave, siéntate frente al monitor, búscala en Internet. Muchos son los diseñadores que buscan en la web a la hora de comenzar un proyecto. No importa si cuando empiezas no tienes una idea, búscala, y no necesariamente en la web, sino también en la parada del autobús, en la publicidad de la TV, en los libros, en las revistas, etc, incluso cuando hallas terminado el proyecto, comienza a buscar otra vez, siempre búscala, quizá encuentres más de una, y así las guardas para cuando las necesites.

Muévete hacia algo nuevo
Si sientes que te empiezas a estancar, comienza a hacer algo diferente. Esto quiere decir hacer un proyecto diferente con ideas diferentes y actividades diferentes. También debes evitar diseñar todos los días, porque estar siempre frente a la computadora no es bueno para tí. Sólo tomate un descanso de vez cuando.

Salte de tu área de trabajo
Si estas encerrado(a) todo el día en tu oficina o tu cubil de trabajo, quizá no fluya tu creatividad como debiera. Agarra tu laptop y vete a un café o al parque más cercano, te ayudará a clarificar la mente y a relajarte.

Haz ejercicio
Ya sé, a algunos les podría sonar extraño, dirán ¿que tiene que ver un cosa con la otra?, ¡pues mucho!, tu cuerpo tiene necesidad de estar bien, de explayarse, destensionarse, liberar las toxinas acumuladas y la actividad física es una muy buena fuente de escape.
Consecuencias: Si tu cuerpo esta bien, tu mente también y lista para trabajar sin ser molestada por las necesidades físicas de tu cuerpo.

Habla con otros diseñadores
Si puedes, antes de empezar un proyecto habla con otros diseñadores, puede ser un colega, un profesor, un compañero de la oficina, etc. Si de plano tus relaciones sociales son cibernéticas, pues el Twitter es una muy buena opción, usa a otras personas para tu lluvia de ideas.

Boceta y garabatea
Con tu hojita de papel y lápiz en mano, comienza a hacer garabatos, luego empieza a bocetar, lo primera que se te ocurra , no te detengas, hojas y hojas (de preferencia recicladas, sé consciente) muchas de las mejores ideas han salido de un garabato.

Salta de un estilo a otro
Piensa diferente en términos de estilo, por ejemplo, yo soy barroca en mis diseños a más no poder, algunas veces he caído en lo churrigueresco, pero ser minimalista me ha funcionado muy bien.
Si tu estilo es el minimalismo, trata con otro estilo de vez en cuando, incluso en proyectos específicos, si un cliente te pide algo simple, proponle también algo complejo o viceversa, quizás le guste, ¡nunca sabes!

Tu ciudad como inspiración.
Como ya te comentaba en el primer punto, la inspiración esta allá afuera, sal, camina por la ciudad, quizá tu idea este en un escaparate, en un anuncio espectacular, en el diseño del  bolso de la chica que acaba de pasar a tu lado, en el autobús que pasa frente a ti, en las alfombras de aquella tienda, etc.

En fin, espero que estas ideas te sirvan, además si tienes alguna más… pues ayúdanos a complementar el acervo, y de aquí ¡pues a trabajar!

« | »

Deja una respuesta

*